You are currently browsing the tag archive for the ‘Suicidio’ tag.

Como no es nueva, no llama la atención, no es noticia. Nos hemos hecho a ella, sobre todo, se han hecho a ella quienes la sufren como a algo normal, diario, irrelevante entre los problemas del hombre. Pero hay una crisis de soledad, como hay una crisis de afecto, como hay una crisis de desprecio a muchos valores; sin embargo, la crisis económica es la más escandalosa porque nos da donde más nos duele, que es la cartera.

El problema económico o de economizar, es el uso eficaz de los recursos limitados para satisfacer las aspiraciones ilimitadas de la sociedad. Tras verificar que las aspiraciones son ilimitadas e inventariar los recursos existentes, se estudia el problema económico con ayuda de la curva de posibilidades de producción, que demuestra que es necesario elegir y que la economía solamente puede crecer si los recursos se utilizan e incrementan eficazmente. Tanto materialmente como emocionalmente.

Existe una relación directa entre la economía y la salud de las personas, hasta el punto de que una de las consecuencias de esta crisis económica ha sido el incremento en un 25% en el número de suicidios y en un 15% el de nuevos casos psiquiátricos.

Lee el resto de esta entrada »

En España muere más gente por suicidio que en accidentes de tráfico.

Uno de los síntomas de la soledad, es la depresión, y se estima que por ella, un millón de personas se quita la vida, lo que representa un suicidio cada 40 segundos,en todo el mundo. Una cifra que supera las defunciones registradas en algunos conflictos bélicos.

En la actualidad la distimia o humor perturbado, es uno de los trastornos más frecuentes entre la población y se caracteriza principalmente por la dificultad de la persona para disfrutar de las cosas positivas de la vida o para considerarse plenamente feliz.

El suicidio es un fenómeno complejo que atrae la atención de muchos pensadores. Platón (Fedón), Aristóteles (Ética a Nicómaco), Santo Tomás de Aquino (Suma Teológica), Hume (Sobre el suicidio), Schopenhauer (Sobre la felicidad), que dijo que nuestras habilidades sociales son tales para no sentirnos solos, tenemos miedo, y éste a la indiferencia, al abandono, a la soledad y a la marginación es muy grande; o Cioran (Del inconveniente de haber nacido), Nietzsche que expresa que el apoyo social es escaso y, de esta manera, la persona debe ser, como dijo, “fuerte en la soledad, solidario en la manada”. Son algunas de las referencias.

El suicidio está hondamente relacionado con la ausencia de sentido. En esta desahuciada situación se genera la llamada neurosis noógena o vació existencial, donde la persona experimenta la sensación de que no puede controlar su propia vida y de que nada puede hacerse para cambiar el estado de las cosas. Este trastorno genera una frustración espiritual-existencial que deriva en el suicidio.  El sufrimiento es propio del ser humano y tiene que ver irrevocablemente con el sentido de la vida que tenga una persona, pues la esencia del sufrimiento consiste en determinada desintegración del ser, incluyendo el pasado, el futuro, el sentido de la vida, los proyectos y las creencias.

Lee el resto de esta entrada »