Trauma es definido como una lesión duradera producida por un agente mecánico, generalmente externo. Un choque emocional que produce un daño duradero en el inconsciente, que puede ser una impresión negativa, fuerte y duradera.

Ésta dislocación es una herida psíquica que sufren algunas personas como consecuencia de un suceso o conjunto de sucesos negativos en su vida, que les afecta de forma dramática causándoles dolor y angustia emocional.

Se conoce que el trauma en la niñez predispone a una variedad de trastornos psiquiátricos, incluyendo trastornos del estado de ánimo, ansiedad, alimenticios y trastornos de personalidad.

Estos sucesos negativos dejan huella en la persona que lo sufre. Modifican su personalidad y también afectan a su actitud y comportamientos futuros ante situaciones similares. Estas personas también tratan de evitar o huyen de esas situaciones como un mecanismo de defensa, al no haber sido capaces de asimilarlo psíquicamente ni de haberse adaptado a la nueva situación.

Se ha afirmado que el estrés postraumático puede representar “una de las más severas e incapacitantes formas de estrés humano conocido”, según lo afirma Everly, en su libro “Psychotraumatology: Key papers and core concepts in post-traumatic stress“.

Anuncios