Hoy os traigo de nuevo a David Not Guilty. Pero esta vez con una entrevista de primera mano. David Olea es mucho más que un gran artista y un gran bailarín. David es una gran persona, me bastó con escuchar la respuesta de mis primeras preguntas de la entrevista para darme cuenta de quien tenía delante. Si en mi pasada entrada afirmaba que era una nueva promesa de la música y que su esfuerzo y dedicación le alzarían hasta lo más alto, hoy me veo más que orgullosa de decir que he tenido el lujo de conocer a una de esas personas que quedan pocas por el mundo.

 La entrevista la realicé en Alcorcón, más concretamente en el pub Chapó. Ambientado con música ochentera y decorados muy cuidados. Un buen lugar para charlar y pasar un buen rato. David llegó de su escuela de baile a las 21:30 de la noche, y a pesar de tener todo el día a cuestas se mostró simplemente “brillante”.

Creo que es de esas personas que siempre tiene una sonrisa guardada para cuando la necesites. Eso fue lo que más me gustó de él. Su cercanía, su simpatía, amigo de sus amigos, cariñoso, su forma de ver las cosas, su forma de luchar, caer, levantarse y volver a luchar. Para mí, una de esas personas que te gusta tener cerca.

 Su lucha ahora es sacar al mercado su segundo disco, más “visceral” como él afirma, y repleto de su sentido, su sentido de ver la vida, un reflejo de su interior, un interior que sueña con mostrar a su público.

 No guarda relación el hecho de ser el primero con ser el mejor, David no es el primero, lo sé. Pero sí es el número uno. No está en las listas de los más vendidos, pero de algo estoy segura, está en el primer puesto de las ilusiones de mucha gente, y eso, algún día, tendrá su recompensa.

 Durante la entrevista abrió su corazón y sus vivencias para todos los que quieran saber quién es David Not Guilty. Yo sólo puedo tener buenas palabras para él, se mostró alegre, sonriente, dispuesto, atrevido…se mostró como sólo DNG sabe hacer.

 Desde aquí no voy a desearle suerte, porque sé que gente como él sabe que la suerte no se encuentra, se busca, y DNG lleva persiguiéndola toda una vida. Y creo, sinceramente, que ya la has encontrado. ¡¡¡Gracias!!!

 ¡Basta de narrativa! Ahí va, DNG, el número uno.

Anuncios