Miles de hogares madrileños se quedaron ayer sin poder ver el partido de semifinales de la Champions League que enfrentó al Barcelona con el Inter de Milán a causa de un fallo técnico que la autonómica madrileña atribuye a “problemas técnicos totalmente ajenos a la cadena”.

Un supuesto sabotaje a través de una potente señal, cuyo origen de momento es desconocido, impidió que las imágenes llegaran a los televisores durante el encuentro. Telemadrid detectó ya problemas similares la tarde del martes y avisó de lo ocurrido a la compañía Abertis, la operadora de la red, según explicaron fuentes de la cadena autonómica.

Directivos de Abertis informaron anoche de que la potente señal de origen desconocido llegó minutos después de que comenzara el partido. Duró hasta instantes antes de que el árbitro diera el pitido final, por el que el Barcelona quedaba eliminado de la Liga de Campeones.

Telemadrid lo lamenta “profundamente” y denunciará

En la web de la cadena autonómica puede consultarse un comunicado en el que “La Dirección de Telemadrid lamenta profundamente dicha situación que ha ocasionado que numerosos telespectadores no hayan podido seguir un encuentro tan determinante”.

En el mismo comunicado, la cadena “confirma que han estado siguiendo de cerca las investigaciones de Abertis para encontrar el origen del problema y poder subsanarlo”. Abertis también explica que en el momento de finalizar el partido la potente señal que interfería Telemadrid dejó de emitir.

La autonómica pondrá una denuncia ante la Policía y la Dirección General de Telecomunicaciones para que se investiguen las causas de los acontecimientos, ha informado un portavoz de Telemadrid.

En el mismo comunicado en la web de Telemadrid, la empresa Abertis reconoce que se trata de una “anomalía excepcional”. Fuentes de Abertis han señalado que no pueden confirmar ni desmentir que el problema técnico se deba a un acto intencionado, como señalan algunos medios, ya que las interferencias comenzaron al principio del partido y su cese coincidió prácticamente con el final.

Abertis afirma que el fallo no se produjo en el repetidor de Plaza de España, como informó Telemadrid en un comunicado, sino en la señal que se emitía desde Torrespaña.

La incidencia de la interferencia fue dispersa e irregular, por lo que no se puede cuantificar el alcance de la misma, si bien mientras el partido se pudo seguir sin problemas en algunos edificios en los colindantes la señal se vio interferida.

Abertis está investigando la causa del fallo desde el martes, un día antes de la retransmisión del partido, a raíz de que Telemadrid recibiera quejas de usuarios que veían pixelada la imagen de su televisor. Estas interferencias desaparecieron el mismo martes y ayer se reprodujeron con mayor intensidad durante el encuentro.

Anuncios