Ya me estaba costando aguantar mi pasión por el flamenco en mis primeras entradas del blog. Pero hoy es el día. Al hilo de las nuevas promesas de la música que han surgido en los últimos años, he querido hacer un breve repaso por lo que el flamenco ha representado en su historia.

Las fusiones con otros ritmos representan en la actualidad una nueva rama de este arte. Artistas de la talla de Pitingo, que fusiona flamenco-soul, se han convertido en los difusores del flamenco para las nuevas generaciones. Difusores de un arte con una gran historia, difusores de un ritmo nacido en las calles, una danza, una música, que también deja cabida para las nuevas promesas.

El flamenco ha sufrido evoluciones, pero sólo hasta el punto de aportarle nuevas ramas a un árbol milenario que presume de seguir oliendo a aires castizos, sabiendo al mejor gran reserva  y sintiendo el latido más puro del arte.

Ahí va un breve recorrido por su gran historia.

Anuncios