Después de las fiestas de carnaval y los 40 días de la cuaresma llega al calendario la Pascua. Entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección el Cristianismo celebra la semana más importante del año, Semana Santa, conmemorando la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús (aunque en algunos lugares se festejan también los dos días anteriores al Domingo de Ramos, conocidos como el viernes de Dolores y el Sábado de Pasión).

En España, un país de gran tradición católica, es especialmente celebrada esta fecha del calendario festivo, ya que este es el momento de mayor actividad litúrgica del año. En todos los pueblos y ciudades se celebra durante esta semana misas y procesiones multitudinarias, además de otros actos.

Se puede apreciar la gran disposición de las personas en cada una de las procesiones, se pueden observar gentes adultas, jovenes e incluso niños pequeños participando en estas festividades, cargando cruces, vistiendo como penitentes, cargando las procesiones, aun sabiendo que después, las buenas personas no serán más santas, ni las malas se volverán buenas, como debería ocurrir tras la transmutación ritual. No: sólo siguen una tradición a la que se unen también los ateos.

Anuncios