Uno de los efectos de la crisis económica no muy publicitado, es el de las graves repercusiones que tendrá en la salud de las personas y más concretamente en la salud mental. Algunas de las noticias aparecidas en torno a esta cuestión, y las investigaciones en curso tienen que hacernos reflexionar y tomar medidas sobre la magnitud de este creciente problema en nuestras sociedades.

Actualmente y con los datos disponibles podemos decir sin riesgo a equivocarnos que las consecuencias de la crisis económica afectarán gravemente a las personas con patologías mentales severas, y si ya en épocas de crecimiento económico tenían dificultades importantes para entrar en el mercado laboral, ahora pueden quedar literalmente excluidas.

Se espera que la depresión sea la primera o segunda causa de enfermedad durante el año 2020 en el mundo desarrollado.Otro efecto de la crisis y no de poca importancia serán las problemáticas muy serias de salud mental derivadas de quedarse en el paro o por graves problemas económicos.

Algunos datos anteriores a la crisis económica, son El periódico La Vanguardia,que ya desde el día 16 de septiembre del 2007, que alertaba de que uno de cada cuatro europeos (28% mujeres, 21% hombres) padecerá de algún trastorno mental en su vida. Fundamentalmente, depresión y ansiedad. El mismo diario casi 2 años después, el 14 de abril del 2009, publicaba que el 30% de las consultas al CAP son por motivos de salud mental: un 10% por depresión, un 7% por ansiedad, un 6,6% por fobias, un 3,5% por crisis de pánico y el 3,2% por abusos de substancias.

Mientras, El diario El País el 10 de octubre del 2008, hacía público el mensaje de la OMS con motivo del día mundial de la salud mental y denunciaba la falta de recursos para tratar los trastornos psicológicos asociados a la pobreza, y decía que entre un 75-85% de los casos graves de salud mental en países de ingresos medios no recibieron tratamiento.

“Uno de cada seis españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida”. Lo recordaron los expertos de varias sociedades científicas -Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental-, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental del 2009. Dieron otro dato preocupante: la falta de profesionales de psiquiatría en España. Hay 5,5 especialistas por cada 100.000. En Europa, el triple.

La crisis intensificará y agravará una epidemia de depresiones que anunciaba la UE antes de la crisis. Concretamente, en el año 2005 la UE elaboraba un documento llamado Libro Verde. Mejorar la salud mental de la población. Hacia una estrategia de la Unión Europea en materia de salud mental. Sin querer entrar aquí a hacer una relación de todos los datos y argumentaciones, haré una selección de lo que considero más significativo: el documento afirma que el 27% de los europeos adultos padecen alguna forma de alteración psíquica a lo largo de su vida. En la UE, las formas más comunes de enfermedad mental son la ansiedad y la depresión.

Se espera que la depresión sea la primera o segunda causa de enfermedad durante el año 2020 en el mundo desarrollado. También se menciona el hecho de que los costes económicos lleguen al 4% del PIB, sobre todo debido a les pérdidas de productividad. Asimismo, los trastornos psíquicos también representan una de les principales causas de jubilación anticipada y de percepción de pensiones por discapacidad.

Otro dato de este informe es que remarca que las capas social y económicamente más bajas de la población son más vulnerables a las enfermedades mentales. Y se apunta que quedarse sin trabajo y estar en paro son situaciones que pueden hacer perder la autoestima y hundir en una depresión.

También se dice que los inmigrantes y los grupos más marginados corren un riesgo más alto de padecer enfermedades mentales. Un apunte en relación a los inmigrantes para aviso de navegantes que aunque sabido es oportuno recordar: durante el período 2008-2009 han sido los primeros en padecer la crisis en forma de paro en el Reino de España.

Algunos investigadores como el psiquiatra Joseba Atxotegui han analizado a fondo la cantidad de factores estresantes que presentan muchos de los inmigrantes de países pobres y la aparición de síntomas psicopatológicos como el miedo, el nerviosismo, la tensión, la tristeza, la irritabilidad, el insomnio, etc.

Se expone también en este libro verde de la UE que unas malas condiciones de trabajo son causas de problemas psíquicos, bajas por enfermedad y costos económicos elevados. Se hace constar asimismo que un 28% de las/los trabajadoras/es europeas/os dicen padecer estrés en su trabajo.

Así pues, si antes de la crisis ya se manejaban estas cifras, después de la misma que ya es una de las más graves de las últimas décadas, cuesta hacerse una idea ajustada de cómo será la salud mental de la población en los próximos años.

Anuncios