vagabundo gran via

Existen personas obligadas por las circunstancias a vivir en la calle y que ponen en evidencia la fragilidad de nuestras vidas. Todos estamos expuestos a terminar convertidos en personas sin domicilio fijo, basta que una cadena de circunstancias penosas nos despojen temporalmente de todo aquello que formaba un edificio de “ de parente seguridad”.

Dentro del mundo de los vagabundos existen diferencias entre ellos, hay quienes estan completamente perdidos, que solo diambulan y no tienen idea de lo que hacen, hay quienes piden dindero por las calles o sacan la comida del basurero o de donde se pueda, los que han elegido ser vagabundos voluntariamente y hay otros a los que la vida los orillo a dichas circunstancias .

Encontre en la ciudad de Madrid, en la calle de gran via, uno de estos personajes, de los cuales no puede pasar pasar desapercibido, con un humor y carisma que es dificil encontrar en un vagabundo reunía a su alrededor  un par de compañeros caninos , un libro y material que utiliza para inventar cosas que construye apartir de desechos que encuentra por las calles, ademas lo que mas sobresale son cuatro carteles en donde uno decide en donde poner lo que quisiera cooperar y dentro de las opciones estaban, vino, cerveza, porros y resaca… y es la originalidad en la forma de ser, que hace que la gente tome fotos, voltee y al final de cuenta deje algo de dinero para la causa.

Anuncios